Opinión 23 de marzo, 2016 · Sexto Sentido ·

“Un buen hombre puede pecar. Confiesa y expía.”
Frase de Ben Kingsley a Alec Baldwin en la película – Visto para sentencia (1998) –

En ocasiones veo muertos, pero no como los que veía Haley Joel Osment en la película: “Sexto Sentido” protagonizada por Bruce Willis, sino zombies.

Pueden llamarme loco por esta aseveración, ya lo hizo una tal M. Fontiveros de la que solo recuerdo su insensatez y falta de cordura, irresponsabilidad con niños entre 6 y 8 años de quienes era, en una época, sobre el año 2000 responsable, pero les haré una pregunta ¿acaso estaba loco el Universal hidalgo D. Quijote de la Mancha o acaso no fue un arquetipo dirigido hacia la crítica social?

¿Saben porque veo zombies? Porque me da la impresión de estar rodeado en esas celebraciones “zombies party”, con desenfreno de sangre y atisbos de irónicas demencias cuerdas, donde los palurdos, los diablos, los bárbaros y los necios creen que uno se chupa el dedo a modo de chupete, de iluminados que creen engañar a sus ex-parejas, a sus hijos, a los jueces y a los sistemas de defensa gubernamental que sentencian a cumplir ciertas obligaciones, con la responsabilidad de ofrecer la máxima protección a quienes ostentan el derecho a la vida, sin negociaciones ni chantajes.

Hay que tener un sexto sentido para descubrir las maldades y las mentiras, la mendicidad y la deshonra, la falsedad y el enredo de quienes se nutren en la crueldad, el acoso, el chantaje, el abandono y cultivan la escasez de sentimientos y emociones en quienes le quieren, ofreciendo a cambio desorientación cuando deberían de haber formado un hogar lleno de amor y no de rencor.

“En su casa, hasta los pobres son reyes.”
Félix Lope de Vega

Juanjo Sánchez ©
23 de marzo, 2016