Artículo 28 de diciembre, 2016 · Dance with wolves ·

Excusa. You are your biggest obstacle“Excusatio non petita, accusatio manifesta”, lo que viene a ser en castellano: “Excusa no pedida, acusación manifiesta”. Cierto es que la visceralidad es a veces un acierto, otras un defecto, otras una virtud y otras un gran error, tal vez un inconveniente.
Cuando uno, en este caso yo, me dejo de llevar por la intuición no suelo confundirme, jamás lo he hecho y no es falsa modestia lo que acabo de decir, otro asunto es cuando obvio el querer intuir.

Cierto es también que, en la etapa de mi vida en la que me encuentro, amando locamente cada segundo, cada instante, cada espacio transitorio, atemporal y a su vez indefinido, en el que mi palabra no tiembla para pedir una disculpa si es necesario, pero tampoco lo hace si tengo exigir explicaciones desde mis entrañas, así sea desmedida mi prudencia o temerario mi juicio sobre los acontecimientos y/o sobre los demás.

Siempre mi opinión libre de dogmas, contra ello lucho, desde mi libertad de pensamiento (aunque pueda este ser erróneo, confundido – todos podemos estarlo en algún momento de nuestra efímera existencia -) es la que tras observar primero y escuchar a los demás después me aproximan a las verdades del contrario, certezas que pueden ser diferentes a las mías, pero que no dejan de ser la visión de hechos bajo otros prismas.

Por ello, y con ello, solo he de hacer un balance positivo de mi visceralidad y aún más confirmar la locución latina con la que comienzo este post, de alguien: un presente, que parece ser más seguido de lo que él mismo se pudiese esperar; seguro sea el poder extraordinario de comunicación de las Redes lo que potencien los perfiles que son considerados por los demás interesantes o, a veces, dejen de serlo.

“Que te conozcan, que hablen bien o mal de ti, pero que sepan que existes”.

Por tanto mi conclusión es reiterando el comienzo de estas palabras: “Excusatio non petita, accusatio manifesta”.

Juanjo Sánchez ©
28 de diciembre, 2016
– Madrid – Junto a los Jardines del Parque V Centenario de San Martín de la Vega.