Entrevista 12 diciembre, 2013 a Imma Subirats

Generosa, emotiva y sensible, positiva cien por cien como ella misma se describe Imma Subirats Benaiges una catalana nacida en la comarca del bajo Ebro a comienzos de la década de los 60, un día trece bajo la balanza de libra, de carácter afable y equilibrado es la representación del más tierno sentido de sus raíces. 

Heredera de Francisco Subirats y Paquita gente sencilla, es amable y extrovertida se emociona al recordar a su padre y vuelve a emocionarse con el accidente que le robó la vida a su único hermano. Desgajada de dos porciones fundamentales de su Universo se erige en un estandarte para su causa el “Servir a los necesitados” siempre apoyada por el amor a su madre y la complicidad de Ángel su marido.

De familia empresaria, trabajó más de 35 años en una tienda de comestibles donde ayudaba a las familias a ser más felices y sanas, emprendedora vocacional, autodidacta y devoradora de libros busca la felicidad de los demás en la esencia del beneficio ajeno. Nació en cuna católica aunque hoy no cree en religiones, ni Dioses y sí en un único Universo creador y, en sí mismo, semilla de la Humanidad, dueño y señor del “Todo”.

En una tarde apacible de un jueves decorado con sensaciones navideñas, en los salones del acogedor Hotel Pulitzert de la Ciudad Condal y envueltos de melodías suaves en el cálido ambiente vanguardista y cosmopolita de la estancia, entre sorbos de dos tazas de café…

Imma, ¿crees en la salvación que las religiones promulgan? 

Católica pero no practicante, me crié rodeada de curas, visitaban mi casa, acompañaba a mi madre a la Iglesia, iba a misa con ella… Respeto, respeto… respeto todas las religiones, pero… Es más me gusta conocer la base de todas, pero…

Entonces Atea. 

¿Y eso que es? No sé que significa.

Sin Dioses.

Mi Dios es la Naturaleza, el Universo.

¿Qué te inspira? 

Todo. Suelo coger de todo lo que veo lo mejor hasta el punto de adaptarme incluso a los malos rollos y conocer las diferentes posturas.

¿Qué es lo que sacas de ello, que es lo mejor de lo malo? 

¿Lo mejor de lo malo? Es que me siento bien (risas) Aparco lo que no me interesa. “No quieras para los demás lo que no quieras para ti”.

¿A que te dedicas en estos momentos? 

Cambié el negocio familiar por falta de interés y perdidas, llegó a no ser rentable después de 35 años, “jor” 35 (de nuevo risas) En estos momentos me dedico al Marketing Multinivel desde hace dos años, nunca antes lo conocía. Se han hecho muy mal muchas cosas, pero de los errores propios y de los errores de los demás se aprende mucho. Trabajo aconsejando y ayudando a las personas.

¿Y te es rentable? 

Al principio esta industria no lo es, hay que perseverar pero sé que lo será.

¿Cómo? 

Construcción y Edificación, ayudando. Antes 35 años con despertador, ¿sabes que hice cuando cerré la tienda?

¿Qué? 

Meter el reloj en el cajón. Esto de no tener que poner el reloj para levantarte es una pasada, es impresionante y a ello ayudo, a aprender cómo se hace, como ser un poquito más libre y feliz.

¿Tan rentable te es el negocio después de dos años que te da esa libertad? 

Si claro, que sí. Yo decido mis horarios, puedo trabajar hasta las 6 de la madrugada como levantarme a las tres para una conferencia. Yo disfruto con mi trabajo, trabajo mucho por internet y no es en sí un trabajo, pero vivo de ello. Y lo más importante es la confianza que los demás tienen en ti. Las relaciones personales que se crean, porque también hay mucha interactividad y feedback entre nuevas personas que llego a conocer a diario. Internet es parte pero el trabajo cara a cara con nuevos o potenciales emprendedores es muy gratificante, aprendes mucho.

¿Cuándo te acuestas que es lo último que haces? 

Desconecto el teléfono de modo total y apago la luz (ríe). 

Háblame de tus padres. 

(se emociona) Ahora mismo no puedo.

¿Hermanos? 

(entre lágrimas) Tenía un hermano, perdona estoy hoy floja (risas) tampoco está.

Lo siento, ¿Casada?

Si

¿Y quién es él?

Ángel

¿Y en que lugar se enamoró de ti?

(Sonora carcajada en el hotel que todos nos miran) En la discoteca de Mataró a los 14 años. Me cayó bien, no era presuntuoso, tenía pocos pelos como ahora (de nuevo risas) 

¿Hijos? 

No, quizás por el si hubiésemos tenido, pero fui yo quien no quiso.

¡Amigos!

¿Qué significa amigo? Los puedo contar con una mano y me sobran dedos. Conocidos muchos.

¿Qué te emociona?

Las películas de superación, las que tienen que ver con los sentimientos.

Eres feliz, ¿verdad?

Si, a diario.

Un libro.

Soy mala para los títulos y para los chistes, ¡buf! Supongo que destacaría el “Código Da Vinci” me encantó.

Un color.

El verde..

Esperanza ……me encanta.

Una melodía. Muchas, no tengo una en particular.

Un sentimiento. El primero que se me viene “el respeto”.

Un secreto. 

Podría ser… saber cómo me blindo ante situaciones difíciles. ¿Sería esto un secreto?

Ya no lo es (reímos). 

Una anécdota. 

Anécdota como tal no, simplemente me sorprendo día a día con las personas, como son, como actúan, que les mueve. Es emocionante.

¿Donde crees que está el futuro de la educación? 

Donde siempre ha debido de estar y por desgracia se ha desvirtuado un poco, en la familia y la educación desde casa”.

En otro sentido, nunca antes yo había escuchado “Universidad para el Éxito” ¿que opinas?

Igual está ahí el futuro de la educación…

No creo, el nombre Universidad es muy grande y desprende mucho más que excelencia … 

de todos modos sigo pensando que desde el hogar sale todo, desde la educación que ofrecen los padres, aunque también la diversidad de cultura enriquece, el estar abierto al aprendizaje, el viajar y conocer diferentes formas de vida. La vida en sí es una Universidad.

¿Te ves capacitada para enseñar? 

Si, ¿por que no? Siempre se aprende enseñando. Ahora en mi negocio estoy en el punto que para mí no es nada difícil enseñar a mi equipo de trabajo. Difícil es subirse a la montaña sin saber cómo se escala…

Eso es inconsciencia y temeridad.

…vale pero este negocio nuestro no es nada difícil, me gustaría encontrar gente que lo viera tan sencillo como lo veo yo y como en realidad es. 

¿No lo es?

Es sencillo pero al comienzo como cualquier negocio es lento más de lo que se quisiera. 

¿Qué vas a hacer antes morir?

Vivir, me encantaría viajar aunque no quisiera estar condicionada por el Dios don dinero, no tengo grandes aspiraciones económicas, no creo que sea avariciosa, aunque si ambiciosa. Deseo conocer mundo.


¿Qué opinas de la pobreza y el exceso de recursos que existen para erradicarla?¡Hostia! Eso, eso me tiene negra, me da un coraje cuando piden a la gente de la calle dinero para los pobres y los gobiernos están forrados de pasta.

¿Y de los políticos? No quiero saber nada.

¿Crees que es posible un mundo más feliz?

Si me encantaría, quisiera conocerlo. Si poder se puede pero debe de ser un compromiso de cada uno poniendo su granito de arena.

¡Gracias Imma por tu tiempo!

¡De nada! (ríe sin parar)

Con sonrisa risueña, un beso y un hasta luego nos despedimos…


Juanjo Sánchez ©
Barcelona 12, diciembre 2013